menos de 1 minuto(s) de lectura

Tras la liar la manta a la cabeza y organizar el viaje de una manera peculiar. Con la noche cerrada encima salía de Madrid , sí sí muy temprano un colacao con magdalena y la maleta en mano directo al coche.

Como hace poco leí , soy una especie en extinción y es por lo que he podido hacer este viaje.Lo dejó como nota para no provocar el infarto a ningún lector , en el caso de que lo haya.

¡ Bendito gusto por conducir y los viajes en coches !

Viendo amanecer en las cercanías de Mérida y la ausencia de coches circulando dejan estampas preciosas de otro tipo de turismo por interior.

Unas horas más tarde llegaba a la EOI de Sevilla , en la isla de la Cartuja . Con la ayuda inestimable de un software gps.

Hora de comenzar las conferencias

Categorías:

Actualizado: